Archivo de la categoría: Libros

Movies R Fun!

Como dice el autor, “una colección de clásicos cinematográficos para preescolares cinéfilos”.

20140217-232341.jpg

Más en Cooley.

Etiquetado , , , , ,

‘Periodismo 2.0’

Ese es el título del libro escrito por el periodista Mark Gribbs que pretende ser, tal como dice el subtítulo, “una guía de alfabetización digital para sobrevivir y prosperar en la era de la información”. En otras palabras, es un manual de iniciación sobre lo que un periodista que quiera trabajar en la Web necesita saber.

Periodismo 2.0 empieza con algunos conceptos básicos (Web 2.0, navegadores, comunidades…) y sigue con modos de escribir en la red, edición de audio y vídeo, manipulación de fotos e imágenes… Además, en cada uno de los capítulos, cita algunas de las herramientas y el software más útil y sencillo para cada tarea y propone actividades para poner en práctica lo que explica.

Es una guía muy básica y algunos temas han quedado obsoletos, ya que el libro se escribió en 2007 y el mundo digital avanza muy rápido. Eso sí, si estáis interesados en el tema, pero no tenéis mucha idea, o lo que queréis es tener una visión general sobre lo que se tiene que dominar para ser un periodista 2.0, este libro os puede ser muy útil.

Etiquetado , , , , , , , ,

El bueno que no es tan bueno

Hay un cómic los personajes del cual me parecen increíbles. Se trata de Watchmen -por cierto, considerada por muchos una de las mejores novelas gráficas-. Acostumbrada a Spiderman, Batman, Los Vengadores y X-Men, los protagonistas de Watchmen me fascinaron por su complejidad. Son caracteres inestables, deprimidos, hastiados y, la mayoría, ridículos; pero lo mejor, es que rompen totalmente la división entre buenos y malos. Todos tienen sus luces y sus sombras. La verdad es que, cuando el profesor de Periodismo Especializado en Cultura dijo que teníamos que analizar un personaje de cómic, a pesar de tener claro que sería alguno de Watchmen, me costó mucho decidirme. ¿Qué tal Rorschach, un hombre con una traumática infancia y nazi, pero que resulta ser el único fiel a la verdad? ¿Mejor el Doctor Manhattan, el único vigilante con poderes que ha perdido totalmente la empatía con el ser humano? ¿Tal vez Dan Dreiberg, bueno y amable,  que acaba encubriendo un crimen atroz? No. Finalmente me decidí por Adrian Veidt.

Antes de continuar, tengo que advertir a aquellos que estén interesados en leer este cómic que no sigan leyendo, pues para analizar a este personaje tengo que revelar aspectos importantes de la trama. Sé que es una putada, porque el artículo os estaba gustando mucho, pero os aseguro que es mucho mejor disfrutar de Watchmen sin saber nada de la historia. Disculpen las molestias.

Como estaba diciendo antes de mi inciso, me decanté por hablar de Adrian Veidt, también conocido como Ozimandias. Desde el principio sus compañeros hacen referencia a él como “el hombre más inteligente del mundo”. En su evolución a lo largo del cómic, primero aparece como un idealista que quiere salvar el mundo; pero sus compañeros no comparten su entusiasmo, así que renuncia a su plan de organizar un grupo de héroes. Años más tarde, abandona el mundo de los enmascarados voluntariamente, da a conocer su identidad y consigue montar una gran empresa que se dedica a comercializar figuras de él mismo como superhéroe, de sus compañeros y sus enemigos. Las cosas le van bien: es el único exsuperhéroe que cuenta con la simpatía del público y con el respeto de la mayoría de sus compañeros de batallas y, gracias a su esfuerzo y capacidad intelectual, amasa una gran fortuna. Parece el resultado del sueño americano.

Viñeta de ‘Watchmen’.

A pesar de todo esto, pronto vemos que hay algo que inquieta a Veidt. Puede que se la guerra. El cómic está ambientado en una Guerra Fría algo diferente a la que se vivió realmente: Estados Unidos y Rusia están al borde de atacarse, cosa que desencadenaría en una Tercera Guerra Mundial nuclear que destruiría el mundo. Adrian, como buen idealista, tiene que hacer algo para evitar la aniquilación de la humanidad; pero sólo descubrimos su plan al final de la historia. Para que EEUU y la URSS decidan no declarase la guerra, hay que buscarles un enemigo común. Esta idea se le ocurre a Veidt cuando todavía combate el crimen, así que para poder llevarla a cabo necesita dinero. De ahí que se retire y monte una empresa. Una vez conseguidos los recursos económicos, sólo le falta saber qué amenaza puede eclipsar la inminente guerra mundial. Finalmente, se decanta por los extraterrestres -evidentemente, unos extraterrestres inventados e inexistentes-. De este modo, simula un ataque alienígena que arrasa media Nueva York. Miles de personas mueren, pero consigue evitar la guerra y que, ante el miedo a un nuevo ataque, las dos potencias mundiales cooperen.

Fragmento del cómic.

La imagen idílica que al principio proyecta Veidt se disuelve al final del cómic. Los valores admirables que se desprenden de su personalidad -parece pacifista, trabajador, racionalista, amigable, conciliador…- se desvanecen y pasa a ser un personaje calculador, extremadamente utilitarista, inmoral, cruel y megalómano. No obstante, pocos son los personajes del cómic que llegan a conocer esta segunda cara, por lo que Veidt, a pesar de la masacre que provoca, sigue siendo un ejemplo de ciudadano para el resto de la sociedad -no así para el lector, que queda muy desanimado al ver la solución a un conflicto que ofrece el que se supone que es el hombre más inteligente del mundo-. Como en la vida real, en Watchmen ni los buenos son tan buenos, ni los malos son tan malos.

Etiquetado , , ,